MODELO PEDAGOGICO UNIVERSIDAD DE LA AMAZONIA

 En aras de ampliar más el concepto de contenidos en educación y contrarrestarlo con la realidad local se presenta apartes del modelo pedagógico de la Universidad de la Amazonia de la ciudad de Florencia Caquetá, en especial a lo referente a nuestro tema de interés, en él vamos a reconocer el concepto de currículo y contenidos, además de propuestas metodológicas para el desarrollo. De igual forma se hace una exposición vehemente de la importancia de la utilización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en la práctica pedagógica, la telemática, y el crear comunidades de aprendizaje y el desarrollo de aprendizajes significativos.

 

 

PROYECTO PEDAGOGICO INSTITUCIONAL DE LA UNIVERSIDAD DE LA AMAZONIA

 

CAPITULO 5

 

EL MODELO PEDAGÓGICO: NATURALEZA, FUNCIONES, FUENTES, PRINCIPIOS, IDENTIDAD, SOPORTE TECNOLOGICO, OBJETIVOS E IMPLICACIONES

 

“Los contenidos

 

La dificultad que entraña hacer disponible un cuerpo de conocimientos teóricos y prácticos que mantengan su vigencia en el tiempo será cada día mayor, habida cuenta de la forma en que hoy progresa y se vuelve disponible el conocimiento, tanto científico como social y multicultural. Seleccionar los contenidos de manera pertinente y su tratamiento es uno de los más grandes desafíos de esta propuesta.

 

Por lo pronto, es necesario considerar como transversales al currículo las habilidades básicas y estratégicas del pensamiento, como aprender a aprender, lo que significa que han de estar conscientemente presentes en toda selección de contenidos. De ahí que el rol antes predominante del profesor, en un modelo centrado en quien enseña, se desdibuja en este modelo. Es más importante acertar en lo que el estudiante debe hacer con los contenidos y en la forma consciente en que debe hacerlo, que centrarse en la asimilación de contenidos completos según la lógica epistemológica de la disciplina. Esto no significa renunciar a la precisión y actualización de las temáticas necesarias para la formación de un profesional de excelencia. El equilibrio entre ambos polos exigirá flexibilidad en el proceso y mucha capacidad de reacción inmediata a las exigencias y demandas de la sociedad.

 

La selección de los contenidos debe tomar en cuenta el tipo de estudiante a que van dirigidos. Según esto: deben tener significatividad para el estudiante, tanto en el sentido de estar estructurados lógicamente, según la estructura del conocimiento de que se trate, y también significatividad psicológica, en el sentido de poder ser relacionados con los esquemas de conocimientos del estudiante.

 

Esto supone que los contenidos deben:

 

·        Tener una estructura clara y explícita.

 

·        Permitir al estudiante comprender y hacer propios los objetivos de aprendizaje, permitiéndole establecer relaciones con sus experiencias previas, intereses y expectativas.

 

·        Presentar primero los contenidos generales y más simples y después los más complejos y diferenciados.

 

·        Ofrecer una visión global de los temas antes de pasar a los análisis de las partes, finalizando con síntesis e interrelación con los temas siguientes.

 

·        Favorecer la recuperación de los conocimientos previos pertinentes del estudiante.

 

·        Partir de núcleos temáticos propios de la realidad profesional y, a ser posible, relacionados con el contexto del estudiante y con el mundo del ejercicio práctico de la profesión, de manera que el estudiante alcance a encontrar sentido y proyectar el conocimiento funcionalmente.

 

·        Utilizar ejemplos, metáforas y el pensamiento analógico, propio del aprendiz adulto.
 

·        Mantener un nivel de flexibilidad que permita al estudiante tener dominio sobre el proceso de lograr los objetivos propuestos.

 

·        Ofrecer vías alternas que permitan su adecuación a los diversos estilos de aprendizaje.

 

·        Incorporar actividades de autorregulación, que exijan la incorporación por parte del estudiante de los criterios con los que se juzgará su desempeño y habilidades de auto observación y de planificación de las propias acciones de estudio.

 

Parte del éxito de esta propuesta descansa también en la exigencia de la colaboración entre estudiantes como recurso de aprendizaje, la cual está justificada desde los aportes teóricos de las corrientes denominadas socioculturales, que sostienen que toda construcción cognitiva tiene lugar primero en el cuerpo social y es interiorizada luego por el individuo e incorporada a sus estructuras de conocimiento. En esta interiorización o asimilación tienen importancia central los procesos mediadores, ligados al contexto, el principal de los cuales lo constituyen los otros miembros del colectivo social y cultural. El mediador por excelencia es el medio simbólico, es decir el lenguaje, que se utiliza en la comunicación e intercambio tanto de los conocimientos y conceptos, como de las estrategias y capacidades necesarias para su elaboración.

 

Esto no es otra cosa que apuntarle a la creación de verdaderas comunidades de aprendizaje.

 

El desarrollo de las comunicaciones mediadas por el computador, en particular de las redes informáticas, está no solamente dando la razón a la propuesta de Vigostki, sino haciéndola viable precisamente para el modelo pedagógico de la Universidad de la Amazonía. Está claro que la creación y difusión del conocimiento en el siglo XXI avanzará no tanto como publicación de grandes construcciones individuales, sino mediante discusión y debate en los sectores públicos, empresariales y académicos. De manera que el nuevo paradigma educativo ha de responder no solamente a incorporar estos principios para que nuestros estudiantes logren aprendizajes significativos, sino a propiciar que desarrollen la capacidad esencial para su vida futura, profesional y ciudadana: la capacidad de negociar, de debatir, de enfrentar críticamente y colectivamente el conocimiento.

 

Los ambientes de aprendizaje deben permitir al estudiante realizar trabajo colaborativo con sus pares, acceder a grupos de trabajo similares y tener un contacto directo con una comunidad de práctica de la profesión. El uso de las redes informáticas es imprescindible para lograrlo.

 

Es importante resaltar que las redes informáticas, a pesar de su capacidad para integrar diversos medios, incluyendo la imagen y el sonido, en nuestro contexto académico y educativo seguirán basándose en el lenguaje escrito como mediador fundamental. La importancia de la capacidad de emitir y decodificar eficientemente mensajes escritos cobra una nueva dimensión. El proceso de formación debe ofrecer a sus estudiantes la posibilidad y los apoyos necesarios para desarrollar conscientemente esta capacidad lingüística.

 

Este planteamiento incorpora otro conjunto de principios de aprendizaje, en especial el principio de actividad y la necesidad de valorar los conocimientos y experiencias previas del estudiante. La colaboración o construcción conjunta avanza mediante la contrastación y negociación de significados. Esto exige actividad permanente, actividad interior, el tipo de actividad que Ausubel diferencia de la mera manipulación física de objetos o de acciones, el tipo de actividad mental que exige el aprendizaje significativo, "disposición a establecer relaciones sustantivas con lo ya sabido". De manera que lo ya sabido, los esquemas de pensamiento que el estudiante trae y aporta son precisamente los que valora el grupo. Las redes informáticas permiten que este aporte individual sea públicamente compartido, sea almacenado por los compañeros, todos sepan que ese aporte es mío y que es valioso. Se posibilita un sano autoconcepto y se mejora notablemente la autoestima, dos de los factores que la educación tradicional no ha encontrado forma de atender.

 

El proceso formativo en la Universidad de la Amazonia debe favorecer la creación de comunidades de aprendizaje e incorporar como principio pedagógico la necesidad del trabajo colaborativo entre estudiantes.”